Reaprender a diseñar con la tecnología 3D

Home/Fabricación sustractiva, Impresión 3D/Reaprender a diseñar con la tecnología 3D

Reaprender a diseñar con la tecnología 3D

Si buscamos en el diccionario la palabra reaprender, comprobaremos que la Real Academia Española, no reconoce este término, que por otro lado es un concepto que se utiliza asiduamente para definir el proceso de aprender algo de nuevo, desde una visión diferente a la que teníamos hasta ahora.

Las tecnologías de fabricación aditiva, por su propia naturaleza y por su origen libre y desarraigado de la ingeniería tradicional, han dado alas a los diseñadores y han ampliado los límites geométricos que conceptualmente se tenían hasta el momento por la manera de fabricar. Pero, a parte de algún caso aislado y difícil de encontrar, las creaciones que se han desarrollado hasta el momento con una ventaja propia de la impresión 3D son muy escasas.

Si echamos un vistazo por la red y/o hacemos memoria de diseños en ferias y trabajos, vemos que, en general, no existen diseños “útiles” que aprovechen al máximo los beneficios de estas tecnologías. Y digo “útiles” porque impresiones de filigrana hay unas cuantas, piezas que serían imposibles de fabricar mediante otras tecnologías, esferas, dentro de esferas, conjuntos móviles de varias piezas y engranajes impresos de una sola vez que podemos accionar y mover etc… Todos estos diseños revelan el gran potencial que posee la fabricación aditiva, pero ninguno de ellos, más allá de ser ejemplos y demostraciones, no sirven para nada.

Por otra parte, la mayor parte del trabajo al respecto se está realizando en el rediseño de piezas, donde se optimiza la distribución de masas con el objetivo de quitar peso sin perder capacidad estructural. De hecho, ya existen programas informáticos que nos ayudan a eso, ya que esta característica es de mucha utilidad en el sector aeroespacial.

El diseño es el quid de la cuestión. Si queremos aprovechar en todo su potencial a la impresión 3D, hay que empezar a pensar y diseñar en términos de Fabricación Aditiva, y con esto no me refiero a diseñar estructuras de soporte para que la impresión 3D salga con mayor calidad y/o más rápido, sino a crear diseños imaginativos que den solución a problemas y/o que mejoren los productos donde van montados estos componentes.

Por lo tanto, hay que reaprender a diseñar o como poco, cambiar “el chip” en el momento que nos ponemos delante del ordenador a diseñar alguna “cosa” que nos hayan encargado y a pensar en las posibilidades que esta tecnología nos puede dar, igual como nos acordamos del proceso de soldadura o de cualquier tecnología de construcción.

Si la impresión 3D está en auge en el mundo industrial, en la medida que se diseñe pensando en ella, su crecimiento será exponencial. Depende de los ingenieros, su imaginación y su capacidad de crear, que en pocos años sean pocas las cosas que no se “impriman”.

2017-11-10T14:51:42+00:00 10 noviembre 2017|Fabricación sustractiva, Impresión 3D|

Sobre el autor:

Sales Manager en RIC.3D.